Jugando al ajedrez, alto jaque salió en unas movidas con mucho amor y afecto

Acompañamiento situación de calle ajedrez

Invito a leer hasta lo último, y a la reflexión sobre la concepción de Dios para muchas personas de la calle.

Salí a caminar por la “limpia” [1] Av. Corrientes y a acovacharme en algún lugar a leer una historia de un libro que hablaba de un pueblo que había sido echado de su tierra y vuelve a recuperarla. En las últimas líneas de esa parte de la historia decía: “Desde siglos atrás, creían firmemente y esa creencia los transformaba en héroes invencibles”. Habla de las creencias del dios de sus padres. —[Esta frase la dedico a una amiga que me ha enseñado mucho, que luchó siempre por la dignidad y justicia, por la memoria de su papá y su fe.]

Caminando de vuelta para casa, me encuentro con Guille. Nos saludamos. Venía con una maleta grande con sus cosas dentro. Me comentó que se había ido para Pompeya. Él, unos meses atrás, había logrado establecerse en Liniers, pero hace un tiempo volvió a la calle.

Empezamos a charlar, de todo un poco… él me decía que Dios siempre le ayudaba y que desde arriba le decía lo que tenía que hacer…. Le comenté:

– Dios está entre nosotros, acompañándonos, entre los amigxs de la calle. Que si estaba tan arriba, ¿quién iba a llegar a él? Viste que ahora los millonarios piensan ir en naves al espacio, pero ni ahí llegarían. Dios está entre nosotros, entre la gente de la calle, nuestros amigos, las demás personas. Aunque los muchachos de la calle se roben, se peleen, está entre todxs. Caminando con nosotros. ¿Por qué estaría tan tan lejos?-.

Entonces me dice:

-No, pero desde allí arriba me está viendo y me dice que no haga y que sí— , apuntando y moviendo el dedo hacia abajo, como quien indica lo que hay que hacer desde una obediencia.

Entonces le dije:

-… Mirá, vos sabés que yo quiero mucho a todxs lxs amigxs de la calle, y que estoy cuando necesitan algo, siempre por acá, acompañando.

–Sí.- me dice.

-¿Y vos me viste que yo ande apuntando así con el dedo y diciendo a cada uno qué es lo que tiene que hacer como un jefe?

-No. – me dice.

-Y entonces, ¿por qué Dios lo haría, desde allá arriba, apuntándote con el dedo? – le comenté. – Él está entre vos y yo, entre la gente sirviendo, acompañándonos, apoyándonos, guiándonos, entre nosotros, no allá arriba vigilando.

Entre tanto, me comentó que iba a comprar algo al supermercado (una bebida alcohólica).

Me dice:

Aunque vos no lo creas, yo hablo con Dios, todos los días, y me escucha, porque yo le pido que me dé. Y me da. Mirá todo lo que tengo. (1)- y amaga a mostrarme dinero.

Entonces le dije:

– Dios está entre vos y yo, cuando vayas a comprar y quizás cuando la persona que te atiende te hable o te diga algo, o la gente por allí. – señalando a la avenida – Dios te va a acompañar. Ahora pensá,- hago un silencio y le digo : – ¿Para qué Dios te daría dinero?, ¿para que lo uses cómo?, ¿para qué?

Se puso pensativo.

– Si él te lo da es porque te quiere. Él va con vos.- le digo. Se quedó mudo y se sonreía.

-Tenés razón…- me dice. (silencio)

Le dije que me iba, y que nos veríamos en estos días seguro. Se va caminando y me dice a la distancia:

-Buen consejo-, se sonríe, hace silencio, le digo:

-Dios nos acompaña.

(1) Muchas personas de calle, en especial las que han hecho una larga vida en la calle (más cuando es desde niñxs), no tienen nunca una concepción de Dios similar a una persona que se acerca. da algo y se va. ¡No se ocupa más de nada, no vuelve a visitarles o acompañarles! —- ¡Qué tema!, ¡¿no?! Esto es algo que muchas personas, religiosas o no, inclusive las muy caritativas, hacen. Recuerdo en una iglesia, cuando comentaban que a veces iba un muchacho a pedir algo (dinero) y se lo invitaba a participar del culto. Y les dije:

Bueno, ¿por qué no le preguntan en dónde está su ranchada? Armamos unos mates y nos vamos un día a visitarles. ——- Alto silencio de los cielos, y miradas que decían: “Otra vez este”.

Yo me pregunto:

¿Dónde está Dios?

 

[1] 𝐒𝐎𝐁𝐑𝐄 𝐕𝐈𝐃𝐄𝐎𝐒 𝐄𝐍 𝐋𝐀𝐒 𝐑𝐄𝐃𝐄𝐒 𝐃𝐄 «𝐎𝐏𝐄𝐑𝐀𝐓𝐈𝐕𝐎𝐒 𝐃𝐄 𝐋𝐈𝐌𝐏𝐈𝐄𝐙𝐀»
Por supuesto, uno aborrece que se les llame operativos de limpieza a los procedimientos que utiliza el Gobierno de la ciudad para sacar a las personas en situación de calle de determinados sectores o barrios. Uno publica ese nombre, porque si no los lectores no se logran conectar con lo inhumano del procedimiento. En las redes sociales se pueden ver videos del actuar irracional de las fuerzas de seguridad y espacios públicos (quienes se cuidan de ser respetuosos cuando uno está presente). ¿Por qué existen esos videos? Cuando la policía y espacios verdes se acercan a una ranchada, filman y toman fotografías del lugar. Luego echan a las personas allí en situación de calle y les toman sus pertenencias A veces les obligan a limpiar, y si va personal de limpieza, limpian el lugar de posibles residuos. Una vez limpio el lugar, filman y toman fotografías, que envían a sus superiores. Históricamente, si el lugar era óptimo para estar, las ranchadas con el tiempo volvían y así el ciclo. Hoy pareciera incorporarían la amenaza de prisión o contravención.

Acerca de Gustavo Reimondo 19 Articles
Coordinador de la editorial Tecnología Humanizada. Coordinador del proyecto Realidad Empoderada. Miembro del grupo: "La familia de la calle", organización conformada por personas indigentes y no indigentes en una relación igualitaria. Coordinador de proyectos de Infraestructura Física de Telecomunicaciones. Experto en Robótica, Instrumentación & Control, IoT, Sensórica y sistemas microcontrolados.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*